AL FINAL DE DÍA

Fotonovela teatral online

Hola a todos y todas, bienvenidos a AL FINAL DEL DÍA, una FOTONOVELA TEATRAL ONLINE que podrás ver y leer a continuación. Pero antes de que comiences, permítenos darte un par de consejos que te ayudarán a mejorar la experiencia:
1- Míralo en el ordenador. O en la tablet (mejor en la tablet), pero si inevitablemente estás con el móvil, ponlo en horizontal, así tendrás el texto y la imagen a la misma altura.
2- Así como ciertas comidas quedan mejor con un buen vino, esta fotonovela quedará mejor con un poco de música. Y si apuntamos al detalle, pon jazz. Si, pon jazz (Coltrane por ejemplo. Blue Train para ser exactos).
3- Lee lento. Pon voces en tu cabeza. Imagina los sonidos ambientes. Actúa. Viaja.
4-Cuando acabes, déjanos tus comentarios. Y comparte 😉
Gracias por ser parte de la Fènix Streaming.
Buen viaje.

*Bueno, si aún no te has puesto música, o te da palo buscarla, aquí te la dejamos (En móviles/tablets pulsa «Listen in browser» para no salir de esta página)

Bueno, aquí estamos. Un día más. Yo lo daba por acabado, pero me llaman de la comisaría para que me pase por ahí. Ahora tengo que ir hasta el otro lado de la ciudad, en metro, a la hora punta. Joder… Con las ganas que tenía de meterme a la cama…

En fin, que el asesino de la bayoneta ha vuelto a atacar. 

Si, el nombre es nefasto… «el asesino de la bayoneta» pero bueno, el tío es un asesino que mata con una bayoneta. Tampoco hay que romperse el coco buscando nombres chulos. En cualquier caso no he sido yo quien lo ha llamado así.

Si hay suerte y encuentro alguna pista, la que sea, me pagarán algo. Si resuelvo todo el caso ya ni te cuento, me compro la moto y me dejo de ir en metro. 

 

En comisaría me encuentro con el nuevo forense, Dr. Laflour, que además de ese ridículo nombre huele bien, se viste bien, va al gimnasio y luce una estúpida pajarita que por lo visto te hace ver más moderno o algo así.

Joder qué asco me da este tío. Un meacolonias en toda regla. 

Hablo con él y lo primero que noto es que realmente huele bien ¿Qué será? ¿Guerlain, Herrera, Armani? Joder, que asco doy. Por eso no resuelvo ningún caso…

Bueno, finalmente le pregunto si cree que el asesino puede ser un profesional. Un ex-militar, un doctor, un yo qué sé. Algo que me ayude a comenzar a investigar.

«¿Por qué lo pregunta?» me dice

«¿y para qué va ser?» pienso, pero no se lo digo. Este tío es tonto.

Mierda.

El caso se lo han dado a la inspectora Wells. 

Esto lo han hecho a posta. Todo el mundo sabe lo mío con la inspectora. Bueno, lo que fue. Y todo el mundo sabe que me dejó y ahora no quiere ni verme. 

Y todo el mundo sabe que estuve llorando en la puerta de su casa la semana pasada. Borracho. Vaya, qué vergüenza. 

Nos han juntado para reirse de mi. Qué cabrones

 

No me jodas.

Para eso nos han juntado. Para joderme.

Debería hacerme amigo del comisario de una vez por todas y reirle las gracias. No puede ser que me vacilen así. Resulta que están liados o algo por el estilo y nos han juntado para joderme. A la mierda. Yo creo que me abro. No me pagan tanto.

¿Estarán mirando por las cámaras? Se estarán descojonando, eso seguro

Antes de volver a casa pasaré un ratito por el club de la comisaría. Ahí te dejan fumar y te ponen garrafón barato barato. Así por lo menos se me hace más llevadera la vuelta a casa.

 ¿En qué puto momento me perdí? ¿En qué momento me transformé en el monigote de la comisaría? Todo esto es mi culpa, eso está claro.

Fui un cretino con ella y me lo está haciendo pagar…

Ahora lo entiendo. Ha sido idea suya.

Joder…

Ostras. Mira que cruzarme con ellos. Con las de calles que hay.

Estoy borracho. Si me acerco ahora y le hablo la cago. Mejor me voy ya al metro.

No les sigas, no les sigas….

Pero, mierda, no puedo evitarlo. Les sigo. Y me acercaré luego como si fuera un encuentro casual y… y la besaré y se vendrá conmigo. Y seremos felices para siempre…

Haré el ridículo y lo sé, pero soy imbécil y me gusta humillarme.

No, no me gusta, pero no puedo evitarlo.

Imbécil, imbécil, imbécil…

¡¿Qué?!

¡¿La está arrastrando hacia un callejón?!

O son muy intensos o aquí está pasando algo chungo.

O el garrafón que me han puesto en el bar estaba caducado.

No puedo pensar con claridad.

Debería haberme ido a casa…

El caso es que han desaparecido en el callejón y no tiene pinta de ser un arranque de romanticismo.

No desenfundaba la pistola desde el año 1994, cuando por error apunté a la chica de la limpieza.

Estoy súper nervioso, no debería haber dejado las clases de tiro.

En la academia me dijeron que si no controlaba esos nervios me metería en problemas.

Tenían razón.

 

¡Hos-tia! ataque sorpresa. Debería haberlo previsto.

Borracho, lento, mediana edad. No estoy ya para estos trotes.

Hmmmm, si que huele bien. Guerlain, deber ser Guerlain…

Es hora de darlo todo.

¡Directo de derecha!…uf, lo esquiva con facilidad.

Se nota que entrena.

Pega más fuerte que padrastro borracho.

Y encima ni se quita la gorra. Qué asco me da.

*Debería apuntarme al gimnasio.

¡LA BAYONETA!

¡Lo sabía!

No. No lo sabía. Vaya casualidad.

En cualquier caso es un dato de inútil importancia si mañana voy a estar en la camilla de la morgue.

 

 

 

 

 

¡BANG!

«Lo tenía donde quería. Llevo semanas tras este caso» me dice. «Lo has jodido todo. Ahora podrá denunciarnos y lo mismo se salva de la cárcel» 

«Mónic… inspectora Wells. Yo…»

«¿¿Nos estabas siguiendo??»

«Tenía una corazonada… al final tenía razón… ¿no?»

El comisario está en camino. El resto del departamento está en camino. Creo que podré decir que ayudé en el caso. Al menos ganaré algo de respeto.

La comisión no es la misma que cuando lo resuelves tú solito, pero algo es algo. No me llegará para la moto, pero quizás me apunte al gimnasio, o me compre un perfume, o una pajarita de esas…

Bueno, un caso resuelto. Y una comisión al bolsillo. 

Me duele una muela del golpe. Mierda. Acabaré gastándome todo en el dentista. 

Por cierto. Mi nombre es V. Así, como suena. V. 

 

 

 

 

APLAUSOS

 

 

 

 

 

 

 

Con 

SOL GALATRO 

como la inspectora Mónica Wells.

 

 

 

 

 

 

 

SANTOS ADRIÁN

como el Dr. Laflour.

 

 

 

 

 

 y

FELIPE CABEZAS

como V.

Escrito y dirigido por 

FELIPE CABEZAS

fotografías de

JOSEP TOBELLA

 

FICHA ARTÍSTICA

Dirección y dramaturgia  Felipe Cabezas

Fotografías: Josep Tobella 

Diseño gráfico: Ágata Cabezas

Interpretación: Sol Galatro, Santos Adrián y Felipe Cabezas.

Cartel: Isabella Pintani

 

Review AL FINAL DE DÍA.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − siete =

Sugerencias :

Nuestra web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación

Si sigues navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies